Ondas concéntricas


La gota que colmó el vaso

fue la misma

que derramó su océano;

esa que cayó del cielo

o brotó en sus ojos,

la que salivó su boca

ahogando su voz.

Ese ápice cristalino y esférico,

cambió el final del cuento,

comienzo épico hacia una nueva vida.

  • Instagram
  • Facebook

©2020 by Respira y suelta. MissMoon