Waterfalls


La primera vez que caminé

por detrás de una catarata,

me emocioné tanto, que lloré.


Fue un sentimiento abrumador,

de belleza y entendimiento:


El incesante fluir del agua,

nunca quieta,

nunca igual.


Una catarata dá siempre,

y nunca se seca,

al igual que esas personas

que van por la vida

con un corazón lleno de amor y bondad.


  • Instagram
  • Facebook

©2020 by Respira y suelta. MissMoon